Por las residencias para estudiantes universitarios en Granada y Málaga de AMRO vemos pasar a todo tipo de alumnos. Son muchas las razones que cada uno de ellos puede tener para decantarse por una u otra carrera, desde que exista una mayor demanda laboral, a que sean unos estudios de prestigio o que les pueda permitir ganar un sueldo elevado el día de mañana. Todos son argumentos totalmente válidos y respetables. Sin embargo, siempre percibimos una motivación mucho mayor entre aquellos que estudian algo que les apasiona que entre quienes lo hacen por otras razones.

Infórmate bien antes de elegir

Lo cierto es que una de las cuestiones que lleva implícito el sistema educativo actual es que una vez que has superado la Secundaria las decisiones que tomas te encaminan hacia unas u otras ramas (ciencias, letras, tecnológico…). Y se trata de opiniones que resultarán decisivas para tu futuro. A la hora de elegir carrera universitaria hay quienes se sienten presionados por su entorno y también los hay que lo hacen desde el desconocimiento real de las materias.

Por eso, en primer lugar te aconsejamos que te informes bien antes de decidir qué estudiar. Por ejemplo, puede que te encante la arqueología porque te apasiona el antiguo Egipto y la historia de cómo Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón. Pues bien, desde ya te contamos que ni tus estudios ni tu labor como arqueólogo tendrán mucho que ver con el modo de actuar de este descubridor.

Una cuestión que es muy evidente es que si escoges una carrera que realmente te apasione te sentirás motivado. Esto quiere decir que te costará menos ir a clase, que estarás más animado cuando tengas que ponerte a estudiar. Y que incluso afrontarás mejor las asignaturas que no sean tan de tu agrado. Por supuesto, tampoco estamos diciendo que todo te vaya a resultar muy sencillo, el esfuerzo es algo inevitable.

Sacarse una carrera es una inversión de tiempo y de dinero. Por eso es importante hacer algo que te guste. Es un modo de sentir que estás aprovechando al máximo.

Por qué es bueno que estudies algo que te guste

Si estudias lo que te gusta, disfrutarás estudiando

Además, una cuestión evidente es que tu rendimiento siempre es mejor cuando haces algo que te gusta. No solo porque te resultará más fácil de estudiar, sino porque sin duda te concentrarás mejor y no te costará tanto dedicarle tiempo. Aunque se trate de temas arduos, si para ti tienen atractivo te costará menos adentrarte en ellos y retenerlos. Y es que, si un asunto te gusta, tu nivel de compromiso es mayor y es mucho más fácil que acabes siendo un verdadero experto en la materia.

Siendo sinceros, a todos nos gusta divertirnos y solemos hacerlo cuando disfrutamos de lo que hacemos. Si te gusta lo que estudias, disfrutarás. Sentirás que estás invirtiendo bien tu tiempo y afrontarás cada reto con ganas.

A estas alturas ya sabéis que en las residencias universitarias en Granada y Málaga de AMRO somos unos apasionados del deporte. Por eso comparamos tu carrera universitaria con una carrera de fondo. Es evidente que, por mucho que te guste correr, habrá días que entrenar te dará pereza, pero una vez que te calces las zapatillas y des los primeros pasos te sentirás bien. Y, cuando llegue el día de la competición, sabrás que estás preparado. Al final, lo más importante es poder disfrutar del recorrido.

Y si te has matriculado en unos estudios pero sientes que te has equivocado, desde AMRO te decimos que no te preocupes. No serás ni el primer ni el último alumno que tras cursar sus primeros años de universidad se da cuenta de que quiere cambiar. Lo ideal es que te pares y pienses qué es lo que realmente quieres hacer y, si el problema es realmente la carrera, puedes cambiar de estudios y empezar de cero.