En las residencias universitarias de Granada, Málaga y Sevilla contamos con salas de estudio y de reunión para que los estudiantes podáis estar cómodos a la hora de hacer vuestros trabajos de grupo. Tenemos presente que los trabajos colectivos son una de las actividades más importantes que se desarrollan y valoran en la vida académica.

Son bastantes las dificultades que pueden surgir a la hora de organizar y de realizar trabajos con otras personas, desde repartir las tareas, conciliar el tiempo y tomar todo tipo de decisiones. Por eso, hoy  desde nuestra residencia de estudiantes en Granada, queremos aportaros unos cuantos consejos que creemos os pueden resultar útiles.

Y es que no debes de perder de vista que cuando te incorpores a la vida laboral, la capacidad de trabajar en equipo es algo que valoran muy positivamente también la mayoría de las empresas.

La confianza en el equipo es una de las claves del éxito

En los trabajos en equipo es muy importante confiar en el resto de los integrantes del equipo. Es cierto que muchas veces no conocerás bien al resto de los compañeros. Por eso, en primer lugar,  está bien dedicar un tiempo a conocer cuáles son las mejores habilidades de cada uno. Sobre esa base podréis repartir las diferentes tareas. Construir un ambiente agradable en el que se pueda hablar con confianza y todo el mundo se sienta cómodo es una premisa para que el equipo funcione como debe. No debes perder de vista que los problemas se suelen afrontar mucho mejor en compañía.

Las lluvias de ideas son un buen modo de romper el hielo y de fomentar la colaboración entre todos los miembros del equipo.

Una vez que tengáis bien definidas las tareas, no debéis perder de vista que todos trabajáis para lograr el mismo objetivo, presentar el mejor trabajo posible. La motivación es clave a la hora de conseguir los mejores resultados. Y la comunicación es algo que no debéis ignorar a lo largo de todo el proceso.

En general, podemos decir que en un grupo siempre suele haber un líder. Normalmente, este surge de manera natural, bien sea por su sentido de la responsabilidad, por su carisma, capacidad de tomar decisiones o de animar o impulsar al resto de compañeros. El líder no debe perder de vista que es un integrante más del equipo y que su función es la de guiar el proceso de trabajo.

Cómo hacer un trabajo de grupo con éxito

Tomar decisiones que beneficien al equipo

Una de las claves para que un equipo pueda funcionar bien es que todos los miembros estén dispuestos a escuchar y valorar las ideas de los demás. Seguramente, los miembros del equipo tengáis diferentes puntos de vista pero a través de una escucha activa podréis conciliarlos. Al final se trata de tomar las decisiones que beneficien al equipo. Una de las ventajas de trabajar en grupo es justamente esa, poder contar con puntos de vista diferentes y  aprovechar la riqueza de la diversidad.

Realizar reuniones periódicas es algo que ayuda a ver los progresos de cada uno, analizar los problemas que puedan surgir y matizar los puntos que no estén claros. Estas pueden ser presenciales, pero también podéis hacer uso de los beneficios de la tecnología y de la conexión a internet para hacer reuniones virtuales.

Los trabajos en equipo nos ayudan a sacar lo mejor de nosotros mismos. Bien encaminados, son una oportunidad para el crecimiento individual de cada uno de los miembros y también para el crecimiento colectivo. La motivación y la creatividad que nacen de la participación de todos consiguen los mejores resultados.

Desde las residencias universitarias de Granada, Málaga y Sevilla de AMRO esperamos que nuestros consejos os resulten tan útiles como nuestras instalaciones.