En nuestras residencias universitarias en Granada y en Málaga conocemos a todo tipo de estudiantes. Desde los que prefieren tomárselo con calma e ir estudiando día a día, hasta los que se pegan el gran atracón final antes de los exámenes. Los que necesitan silencio y recogimiento para estudiar o los que pueden concentrarse incluso en medio del bullicio. Algunos prefieren tener música tranquila de fondo y a otros les molesta el sonido de una mosca. Sea como sea una cosa está clara, como estudiante universitario vas a pasar mucho tiempo hincando los codos.