En nuestras residencias para estudiantes universitarios en Granada y Málaga nos hemos fijado en que hay estudiantes que llenan nuestras salas de estudio por la mañana temprano, mientras otros prefieren estudiar a última hora del día. Una observación que podía ser baladí si no fuera porque se relaciona con los cronotipos.