Los comienzos de curso nunca son sencillos. Además, si es la primera vez que vas a vivir en una residencia de estudiantes en Granada, tendrás que aprender a organizarte para que el año no se te escape de las manos y logres alcanzar todos tus objetivos. Seguramente el principal sea superar el curso con éxito.

Al principio del curso todo te resultará novedoso, probablemente no conozcas a nadie y te sientas un poco perdido. Puede que incluso tengas que pensar en compaginar los estudios con un trabajo que te permita disfrutar de más solvencia económica. En cualquier caso, es el momento de planificarte, establecer objetivos realistas y repartir tu tiempo. No quiere decir que tengas que planificar absolutamente cómo vas a emplear todas las horas del día, pero sí que establezcas unos objetivos realistas y busques los medios adecuados para convertirlos en realidad.

Planifica según la dificultad de las asignaturas

A la hora de la verdad, si te planificas bien, podrás disfrutar mucho más del tiempo y lograrás sacar todo tu potencial en los estudios. Para planificar tu tiempo en primer lugar tienes que hacer un ejercicio de autoconocimiento. Tienes que entender tus necesidades como estudiante. Es evidente que no todas las personas somos iguales. Hay a quienes estudiar les requiere más esfuerzo y otras que tienen más facilidad. También hay personas con más tendencia a procrastinar que otras. Nadie te conoce mejor que tú mismo en este sentido.

En primer lugar, te aconsejamos que, al menos al principio de curso, trates de acudir a todas las clases. Este es el momento en el que se explica cómo van a ser las clases, en qué van a consistir las evaluaciones y también suelen crearse grupos de trabajo. Así que no te interesa quedarte fuera. Además, es la oportunidad perfecta para conocer al resto de tus compañeros.

Después, plantéate en qué asignaturas vas a tener más dificultades y, por lo tanto, más horas de trabajo vas a tener que dedicarles. Establece tu calendario de estudio. Recuerda no tiene que ser una planificación rígida sino flexible, pero es importante que delimites metas. Plantéate también las diferentes estrategias de aprendizaje que vas a utilizar (vas a hacer resúmenes de los apuntes, esquemas, fichas, etc.)

Planificar el curso para rendir adecuadamente en una residencia de estudiantes

Vivir en una residencia te ayuda a para planificarte

Vivir en nuestra residencia universitaria en Granada te hará la vida más sencilla en muchos aspectos. Por ejemplo, nos encargaremos de la limpieza semanal de tu habitación de estudiante en Granada y de cambiar las sábanas y las toallas. Si la cocina no es lo tuyo, o no quieres preocuparte por hacer la compra, puedes acogerte a nuestro régimen de pensión completa, o si lo prefieras, media pensión. Si vas a encargarte de cocinar, recuerda dejar tiempo para ello.

Por supuesto, estudiar no es la única actividad que vas a realizar a lo largo del curso. Plantéate en qué otras actividades vas a querer apuntarte. Deja tiempo para practicar deporte, recuerda que puedes utilizar nuestra piscina y nuestras áreas recreativas. Y, seamos sinceros, las salidas nocturnas y las fiestas forman también parte de la vida universitaria.

Tampoco olvides que descansar bien es imprescindible para tu salud y para que tu cerebro estén en plena forma. Así que tu planificación debe integrar el tiempo necesario para el adecuado descanso.

Puede que al principio te agobies o te sientas perdido en esta nueva experiencia de vida. Pero recuerda que no estás solo, tus compañeros de residencia universitaria en Granada, están pasando por lo mismo que tú. Así que la mejor opción será que os apoyéis unos a otros.