Desde las residencias para estudiantes universitarios en Málaga, Granada y Sevilla de Amro hoy queremos darte unas claves por si te estás planteando cambiar de carrera. Te aseguramos que no eres el único que tras comenzar tus estudios en la universidad, te das cuenta de que no son lo tuyo o que no son como pensabas. Cambiar de carrera es una opción perfectamente válida.

Cambiar de carrera debe ser una decisión meditada

Para que veas que no te mentimos, según datos del Ministerio de Educación, aproximadamente un 11,9% de estudiantes universitarios cambia al año de carrera durante los dos primeros años. La causa, en muchas ocasiones, es que los estudiantes no consiguieron la nota de corte suficiente para matricularse en la que era su primera opción. En otras ocasiones, los estudiantes se dan cuenta que se han matriculado en una carrera que, en realidad, no es lo suyo. A veces por presiones familiares, otras por las por las posibles salidas profesionales, por tomar una decisión precipitada, etc.

Lo cierto es que en primer lugar te recomendamos que seas muy sincero contigo mismo y te pares a pensar si realmente cambiar de carrera es lo que quieres. ¿Realmente no te gusta tu carrera? A veces, el estrés de los exámenes, o la dificultad de algunas asignaturas hace que te puedas sentir perdido y te den ganas de abandonar. Sin embargo, esto no tiene porqué significar que tengas que abandonar la carrera. Ni mucho menos dejar los estudios. Tienes que pensar si realmente es un desánimo puntual o si es algo con lo que no puedes o que no te llena.

Ten en cuenta, por otra parte, que en cualquier carrera la universidad va a ser algo muy diferente a la etapa del instituto. El proceso de adaptación puede ser duro, pero con esfuerzo lo puedes lograr.

Si realmente, estás segur@ que quieres cambiar de carrera, desde las residencias para estudiantes universitarios en Granada, Málaga y Sevilla te comentamos que tienes dos vías diferentes para hacerlo. En primer lugar, puedes seguir el proceso de admisión general. Es decir, solicitas tu plaza en el grado desde el principio. Si necesitas una nota más alta puedes presentarte de nuevo a la EBAU o a alguna de sus partes para tratar de subir la nota.

Cambiar de carrera universitaria, qué pasos debes seguir

Otra opción es solicitar el cambio de estudios

Por otro lado, puedes solicitar el cambio de estudios. Se trata de una manera un poco más complicada pero que en ocasiones merece la pena. Para seguir esta vía debes tener en cuenta que solo se puede cambiar entre carreras con títulos oficiales y es necesario que tengas aprobados al menos un 30% de los créditos del grado que vas a abandonar, viene a ser la mitad de las asignaturas.

También debes saber, que el número de plazas disponibles para cambiar de carrera es más limitado que las de admisión general, pero no tendrías porqué tener problemas ya que el porcentaje de estudiantes que se deciden a hacer el cambio de carrera también es menor. Cada centro tiene unos criterios diferentes a la hora de gestionar estas plazas. Básicamente, suelen tener en cuenta la nota de corte, la que has sacado en la EBAU, la afinidad que existe entre las dos carreras, etc. De este modo, es fácil que consigas convalidar algunas asignaturas.

Hay alumnos que tienen dudas a la hora de efectuar el cambio pues suele suponer un año más de estudios. Sin embargo, a la hora de la verdad apenas hay diferencia a la hora de postular al mercado laboral y estudiar una carrera por vocación puede ser un gran incentivo.

Obviamente, contárselo a tu familia, especialmente a tus padres, suele ser uno de los puntos más complicados. Pero si realmente has meditado bien tu decisión seguramente lo entenderán.

Desde las residencias para estudiantes universitarios en Sevilla, Granada y Málaga de AMRO, podemos decirte que algunos de nuestros alumnos residentes han tomado esa decisión llegado el momento y superado el trámite se han sentido mejor.