En las residencias de estudiantes Amro de Sevilla, Valencia, Pamplona, Getafe, Salamanca y Porto sabemos que para nuestros residentes la vida puede ser un verdadero caos. Un torbellino de clases, exámenes, fiestas épicas y… ¿Tareas? Entre tanta actividad, gestionar el tiempo puede convertirse en una misión digna de Indiana Jones. Pero no te preocupes, ¡que no cunda el pánico! Nosotros te ayudamos a convertirte en un ninja de la organización y triunfar en la Universidad sin perder la cabeza (ni las ganas de pasarlo bomba).

Conoce a tu enemigo: ¿Qué te roba el tiempo?

El primer paso para vencer a cualquier enemigo es conocerlo a fondo. Y en este caso, tu enemigo no es otro que el tiempo perdido. Para identificarlo, haz un diario de tu tiempo durante una semana. Anota en qué inviertes cada minuto, desde las clases y el estudio hasta las siestas estratégicas y las quedadas con los colegas. Una vez que tengas un panorama claro, podrás detectar a los ladrones de tiempo que te impiden avanzar: las redes sociales, las series maratonianas o esas charlas eternas con tu compi de enfrente.

Domina el arte del planning: Crea tu agenda jedi

Vale, ya sabes quién es tu enemigo. Ahora es hora de contraatacar con la mejor arma que existe: la organización. Crea una agenda jedi que te permita tener bajo control todas tus tareas y compromisos. Puedes usar una agenda física, una app del móvil o incluso una simple hoja de cálculo. Lo importante es que incluyas todas tus obligaciones: clases, estudio, exámenes, trabajos, quedadas con amigos… ¡Ah! Y no olvides dejar huecos libres para imprevistos y momentos de relax.

Prioriza como un sensei: ¿Qué es realmente importante?

No todas las tareas son creadas iguales. Algunas son urgentes e importantes, como ese examen que tienes la semana que viene. Otras son importantes, pero no urgentes, como estudiar para un parcial que tienes dentro de un mes. Y luego están las urgentes, pero no importantes, como responder a ese email del profe que te pide que revises un trabajo que ya entregaste hace dos semanas (respira hondo, ya hablaremos de eso después).

La clave está en priorizar tus tareas según su importancia y urgencia. Para ello, puedes usar la matriz de Eisenhower, una herramienta que te ayudará a clasificar tus tareas en cuatro categorías:

Importante y urgente: Estas son las tareas que debes hacer ya mismo. No hay tiempo que perder.

Importante pero no urgente: Estas tareas son importantes, pero puedes planificarlas para hacerlas más adelante.

Urgente pero no importante: Estas tareas son urgentes, pero no son tan importantes como las anteriores. Puedes delegarlas o posponerlas un poco.

Ni urgente ni importante: Estas tareas no son ni urgentes ni importantes, así que puedes eliminarlas o posponerlas indefinidamente.

Aprende a gestionar tu tiempo para triunfar en la Universidad

Divide y vencerás: Trocea las tareas grandes en objetivos pequeños

¿Te agobia esa montaña de apuntes que tienes que estudiar para el examen? ¡No te preocupes! La clave está en trocearla en objetivos pequeños y alcanzables. En vez de pensar «tengo que estudiar todo esto para el examen«, piensa «hoy voy a estudiar este tema», «mañana haré estos ejercicios» y así sucesivamente. De esta forma, la tarea te parecerá menos abrumadora y te motivarás más para completarla.

Técnicas ninja para concentrarte y rendir al máximo

La concentración es el arma secreta de todo estudiante ninja. Para mantenerte concentrado durante tus sesiones de estudio, puedes probar algunas técnicas:

Encuentra un lugar tranquilo y libre de distracciones. Tu habitación en la resi, la biblioteca o un estudio coworking pueden ser buenas opciones.

Apaga el móvil y cierra las notificaciones del ordenador. ¡Adiós a las tentaciones del mundo digital!

Establece sesiones de estudio cortas pero intensas. 25 minutos de estudio concentrado seguido de 5 minutos de descanso pueden ser una buena combinación.

Utiliza técnicas como el Pomodoro o la Técnica Feynman para mejorar tu concentración y retención de información

Recarga tu energía: Duerme, come sano y haz ejercicio

Para rendir al máximo, es fundamental que cuides tu cuerpo y tu mente. Duerme lo suficiente, come sano y haz ejercicio regularmente. Estas actividades te ayudarán a mejorar tu concentración, memoria y estado de ánimo, lo que te permitirá estudiar de forma más efectiva y productiva.

En las residencias de estudiantes Amro de Sevilla, Valencia, Pamplona, Getafe, Salamanca y Porto, lo tenemos claro,  la gestión del tiempo no es solo para CEOs y superhéroes. Es para ti, para mí y para todos los que quieren triunfar en la Universidad